20 de octubre de 2009

Un niño + una ceibalita parece ser la fórmula que me hace llorar estos días. Me emociono, se me quiebra la boca entre sonrisa y alguna lágrima. Parezco boba, parece tan cliché y sin embargo, es tan efectiva la fórmula.

Ayer hablamos de ponernos las camisetas, de que es política y no un partido de fóbal, de los fanatismos y de la desinformación. Pero es innegable que hay una parte en mí que es pura emoción y no razona tanto. Esa parte mía en estos días recta final se me pone llorona y blandita.

El miércoles me quiero emocionar.
El domingo me quiero emocionar.
Y más allá de los resultados, quiero que se me grabe todo en las retinas, estos son esos momentos históricos que una sabe que está viviendo.

Snaif.

5 comentarios:

Emerre dijo...

Y sí, hay gente que se emociona con cualquier cosa.

cecitazzz dijo...

No me hagas hablar Federico de los Santos.

Emerre dijo...

Bueno.

Matías dijo...

Todos nos vamos a emocionar. Por ahí nos cruzamos mañana, sin conocernos :P

Un beso.

cecitazzz dijo...

Si estoy entera voy :)