16 de marzo de 2009

Viví 26 años a media cuadra de una escuela. Y recién recién, luego del primer rinraje de muchos que vendrán en este año, me acabo de acordar que me mudé a media cuadra de otra escuela. Esto, sumado al frío de Montevideo, sumado a que volví a casa para quedarme, me dice que se terminó la joda y arranca el año.

¡Pero, vamos pibes, al menos cuando yo hacía rinraje salía corriendo!

6 comentarios:

Emerre dijo...

Ahora juegan al ring nomás.

Walter Hego dijo...

Ceci: Si la entrada la hubieras publicado un diecisiete de octubre, te preguntaría si los botijas que te tocaron timbre no estaban disfrazados, y agregaría que, de ser ése el caso, seguramemente no estaban jugando al rinrraje, sino que venían a mangarte golosinas.

Che, pero en serio, no me digas que los guachos de hoy en día juegan sólo al rin, como dijo Emerre. ¿Cuál es la gracia? ¿Recibir las puteadas en la cara, en vez de imaginarlas a la distancia y a salvo de represalias? Bueno, eso es vivir peligrosamente, sin duda. Capaz que la diferencia es que los pibes de ahora tienen más huevos que los de mi época y disfrutan más de las experiencias intensas y potencialmente nocivas para su integridad física. Seguramente, cuando esos pendejos crezcan un poco van a incurrir en prácticas aun más riesgosas, tales como el bungee-jumping, el paracaidismo, la caza de tigres a mano pelada y el encendido de pedos.

cecitazzz dijo...

Emerre: ahora ni juegan. Es más un tema de meter la pesada.

Colega Walter: 1) Noche de brujas no es el 31/10? 2) Me parece que no es que tengan más huevo, sino que les chupa todo un huevo, y cuando sean un poco más grandes, dudo que arranquen para los deportes extremos, más bien para el dame todo o te pico...

Walter Hego dijo...

Colega* Ceci: Vos sabés que, cuando hice el comentario, como no recordaba la fecha exacta de la fiesta pagana de marras, recurrí a Wikipedia. Y no me preguntes qué pasó por mi cabeza, pero la cosa es que, aunque en la entrada dice que es el 31, le encajé el 17. Me doy por correctísimamente corregido, pues.

En cuanto a lo otro, infiero que vivís en un rioba de rompe y raja, paradójicamente. (Digo, si los pendejos que hacen "rin" no rajan, sino que timbran para meter la pesada.)


* Aclaremos que somos colegas sólo por traductores, y no porque compartamos tus demás oficios y profesiones que figuran ahí a la derecha. Yo no soy artista ni toco el piano. (De hecho, el único intrumento musical que más o menos manejo es el yerbomatófono.) Tampoco anduve nunca en kart, ni hice jamás fondo blanco (ni de Pilsen, ni de otra marca de cerveza, ni de ninguna bebida, alcohólica o no). Nunca inventé nada, hasta ahora, y afortunadamente no sufro de agorafobia. Mi ignorancia en cuestiones de fotografía y diseño, por último, es prácticamente total.

Pero bueno, una de ocho no está mal, ¿no?

cecitazzz dijo...

Colega* Walter: Ya me parecía que le habías errado al dígito. Sí, vivo en uno de esos barrios, aunque cualquier barrio debe ser así, en mayor o menor medida.

* Aclaremos que tampoco toco el piano, tocaba de pequeña y no me acuerdo de nada. De grande intenré y me ganó la pelotudez, sólo sé tocar el himno de la alegría. Lo del kart es verdad, una verdad un poco agrandada, lo del fondo blanco también es verdad, una verdad absoluta. Invento muchas cosas y lo de la agorafobia lo vengo superando :). Lo de fotógrafa es un atrevimiento, y lo de diseño, lo estudié por placer nomás pero digamos que lo mío es todo muy pero muy amateur. Así que no es una de ocho. Igual perdí la cuenta...

Walter Hego dijo...

Ceci: Está bueno ser amateur, che. ¿No? Y más en tantas cosas.* Digo, porque, como sabemos, un amateur es alguien que se dedica a algo y le presta más o menos tiempo porque le gusta, porque se trata de una actividad (sea la que sea) que le da placer. Y eso ta bueno, repito.

Y si además del placer consideramos la competencia (o incluso la excelencia), hay amateurs que son o llegan a ser muy buenos en la práctica de su afición.


* Porque cuantas más cosas placenteras haga uno y más intereses tenga, mejor: las probabilidades de aburrirse son bastante menores.