24 de agosto de 2010

El otro día vino D a devolverme los puntos suspensivos. Le dije metételos en el culo, ya no los quiero.

2 comentarios:

Emerre dijo...

Efectivo y contundente, como patada de chancho.

cecitazzz dijo...

Como sopapo de telenovela (?)